Si hace varios días que notas tu piel más seca, marchita, con más acné o con menos firmeza, sentimos decirte que no; quizás no sean imaginaciones tuyas. El estrés influye en la apariencia de tu piel, ¡y hoy te contamos el porqué!

  1.      SUEÑO. El trabajo, los problemas personales o los hijos son algunos de los posibles motivos por los que quizás muchas veces no puedas dormir. Pero si es por estrés, ¡alerta! La falta de sueño también se ve reflejada en nuestra piel. Cuando no dormimos bien, nuestro cuerpo no produce colágeno y el sistema nervioso se ve afectado. Por ello, nuestra piel puede volverse seca, áspera y marchita.
  1.     NEUROPÉPTIDOS. ¿Qué es eso? Si no lo sabes, ya te adelantamos que no es nada bueno. Los neuropéptidos son sustancias químicas que muchas veces nos provocan picor en la piel sin ningún motivo aparente. ¿Y cómo aparecen? Por culpa del estrés. Él es el causante de que el cuerpo libere neuropéptidos en varias terminaciones nerviosas.
  1.     ACNÉ. No comer chocolate o mantener el rostro limpio son algunos de los remedios que pueden evitar la aparición de acné en tu piel y que, seguro, ya has probado más de una vez. Pero si todavía no has conseguido quitar del todo esos pequeños granitos tan molestos... ¡prueba a desestresarte! El estrés también estimula las glándulas suprarrenales, quienes a su vez producen en mayor cantidad adrenalina y cortisol. De esta forma, el sistema de defensas se ve alterado y provoca pequeños cambios en la piel, lo que permite la aparición de acné, urticaria y dermatitis.
  1.     ENVEJECIMIENTO PREMATURO. Sí, lo lees bien. El estrés también puede ocasionar envejecimiento prematuro. La circulación sanguínea puede verse afectada por el estrés, por lo que puede ocasionar profundas arrugas en la frente y alrededor de la nariz, además de la pérdida de la firmeza y elasticidad.

Así que, ¡di adiós al estrés! La tranquilidad y un buen descanso son dos formas de mejorar el cuidado de nuestra piel, pero no es suficiente. Para conseguir una piel perfecta y reluciente se necesita algo más. Es entonces cuando podemos recurrir a aquellos productos que puedan ayudarnos a regenerarla. Las ampollas Flash Acción Inmediata de Skin Method son una estupenda opción para ello. Además de regenerar la piel, también reducen las arrugas, las líneas de expresión y las patas de gallo. Así que ¡ya puedes presumir de buena cara y combatir, al mismo tiempo, los signos del estrés!