Os lo hemos dicho por activa y por pasiva pero queremos insistir: la hidratación es vital en la rutina de cuidado facial. A medida que pasan los años producimos menos colágeno y elastina, por lo que se debe suplir estas carencias si queremos mantener nuestro cutis terso y luminoso. Hay quien es reticente al uso de hidratantes porque considera que engrasan la piel, nada de eso, pues las formulaciones lo que aportan es agua. Ten en cuenta que todas las células de nuestro organismo necesitan agua para sobrevivir y multiplicarse, las de la piel no son la excepción.

Con el uso de productos hidratantes ayudamos a la capa más superficial de la epidermis a protegernos ante las agresiones del entorno, tales como el frío, el sol, el tabaco…También logramos disminuir los signos de envejecimiento, como las arrugas de expresión. Pero no hay nada peor que ser una convencida de esta rutina pero no aplicársela correctamente. Así que compartimos contigo nuestros secretos de belleza. ¡Toma nota!

1. El orden de los factores sí altera el producto.
Antes de hidratar nuestra piel, siempre hay que limpiarla bien
. La limpieza es el primer y más importante paso a la hora de cuidar nuestra piel. Es preciso este paso previo tanto por la mañana como por la noche para que todos los principios activos de nuestra hidratante, puedan penetrar en la piel y esta los aproveche al máximo.
Aunque hayamos desmaquillado la noche anterior, la limpieza matinal es muy importante. Nuestro cuerpo por la noche, aprovecha para recuperar y nuestra piel por tanto, eliminará impurezas almacenadas durante el día; así es necesario retirar estas impurezas, células muertas, etc., antes de empezar nuestra rutina de hidratación.
Los pasos en cualquier rutina para una piel joven, por regla general, serían los siguientes: Limpiar, tonificar e hidratar.
Como consejo para que sigamos mejorando la calidad de nuestra piel, a través de la limpieza, podemos incluir una exfoliación una vez por semana o cada dos, dependiendo de nuestro tipo de piel. Nos proporcionará una mayor limpieza, renovación celular y activaremos la micro circulación de nuestra piel, por tanto estaremos dejándola aún más receptiva para captar y aprovechar la hidratante.
Te recomendamos usar estos peelings preferiblemente por la mañana, ya que ayudaremos a nuestra piel a arrastrar todos esos desechos que como hablábamos se generan a lo largo de la noche.

2. Selecciona en función de tu tipo de piel.
En Skin Method contamos con el Cuidado Hidratante Antioxidante 24H; un tratamiento todoterreno que te proporcionará el cuidado que tu piel necesita las 24 horas del día. Hidratación, elasticidad, protección antioxidante y contra las radiaciones solares, ya que cuenta con un SPF20. Además se adaptará a tu tipo de piel, pues contamos con tres texturas diferentes preparadas para diferentes necesidades de tu piel:

- Pieles normales-secas
Pieles mixtas-grasas
Pieles sensibles

 3. Cantidad recomendada.
Aunque la cantidad de hidratante, nos la marcará nuestra propia piel (cada una es un mundo); no conviene excedernos, no por usar más cantidad obtendremos una mayor efectividad. En principio, con una cantidad del tamaño de una avellana bien repartida por todo el rostro será suficiente.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales.